BCAAs y deporte

Cadencia de pedaleo y eficiencia en ciclistas de élite
octubre 27, 2010
Efectos comparativos de un masaje deportivo, recuperación activa y descanso para el aclaramiento del lactato tras un ejercicio supramaximal de piernas
octubre 28, 2010
Mostrar todos

BCAAs y deporte

Entre los deportistas hay un gran número que reconoce consumir grandes cantidades de aminoácidos de cadena ramificada (BCAAs). Los BCAAs se pueden obtener de 4 fuentes: las proteínas de los alimentos integrales, los suplementos de proteínas, las soluciones de proteínas hidrolizadas y los aminoácidos libres.

Ha habido multitud de estudios en relación a la ingesta de suplementos de BCAAs, con resultados muy diversos. Algunos de ellos sugirieron que los BCAAs podían actuar como fuente energética durante el ejercicio junto con los carbohidratos y las grasas. Sin embargo, los resultados mostraron que su contribución era demasiado baja como para que fuera significativa. Es por ello que la suplementación de BCAAs durante el ejercicio, en este sentido, es innecesaria.

Otros trabajos muy recientes han averiguado que la leucina (un aminoácido) actúa como señal para estimular la síntesis de proteínas. Además, se reportó que la ingesta de proteínas y leucina junto con carbohidratos estimula la síntesis de proteínas y optimiza el balance corporal de las mismas en comparación con la ingesta de, únicamente, carbohidratos tras un ejercicio con resistencia de 45 minutos de duración. Así, se evidencia que los BCAAs ingeridos oralmente tienen un efecto anticatabólico durante y después del ejercicio. También es posible que ayuden a acelerar la reparación de los tejidos musculares tras el esfuerzo.

Por otra parte, los efectos en el rendimiento deportivo provocados por los BCAA es un tema todavía sin consensuar. La mayoría de los estudios más recientes muestran que no hay ningún tipo de mejora en el rendimiento cuando se ingieren BCAAs antes del ejercicio. No obstante, otras investigaciones revelaron que tomar BCAAs reduce el ratio BCAA-triptófano. El triptófano libre, cuando supera la barrera encefálica, se encarga de estimular la secreción de serotonina, la cual induce a la fatiga central y, por tanto, a reducir la intensidad del ejercicio. Así, si aumenta la concentración de BCAAs, el triptófano libre tendrá más dificultades para atravesar dicha barrera y la fatiga tardará más en aparecer. Sin embargo, en este ámbito todavía hace falta más investigaciones.

Por el lado negativo, una ingesta excesiva de proteínas puede tener varios efectos adversos, incluyendo daños renales, un aumento de los niveles de lipoproteínas en sangre (lo cual se asocia con arteriosclerosis) y deshidratación. Este último ocurre como consecuencia de un incremento de nitrógeno en la orina, lo cual deriva en un mayor volumen urinario y, en consecuencia, en deshidratación. La ingesta recomendada de proteínas para deportistas va desde 1’2 g/kg de peso corporal hasta 1’8 g/kg, aunque hasta 2 g/kg no parece que sea perjudicial. Sin embargo, la toma de aminoácidos de manera individual no tiene un gran valor nutricional en comparación con las proteínas que contienen dichos aminoácidos, por lo que es menos rentable económicamente. Por ejemplo, un suplemento de BCAA típico, suministrado en forma de tableta, contiene 100mg de valina, 50mg de isoleucina y 100mg de leucina. Un filete de pollo (de unos 100g) contiene 470mg de valina, 375mg de isoleucina y 656mg de leucina: el equivalente de 7 tabletas de BCAA. Por tanto, antes de tomar la decisión sobre comenzar a tomar un suplemento tan extendido como los BCAAs, debemos plantearnos si realmente es necesario

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de PreparadorFisico.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *