Los calambres musculares (1ª parte)

¿Qué tomar durante el ejercicio? 2ª parte
febrero 21, 2011
Los calambres musculares (2ª parte)
marzo 1, 2011
Mostrar todos

Los calambres musculares (1ª parte)

Las rampas o calambres musculares son contracciones involuntarias, espasmódicas y dolorosas del músculo esquelético que ocurren durante o inmediatamente después de un ejercicio físico. Cabe destacar que esta definición se centra únicamente en los calambres relacionados con el ejercicio, obviando otros tipos (por ejemplo, los que ocurren mientras dormimos).

Teoría de la deshidratación y la pérdida de electrolitos

La razón por la que tienen lugar los calambres en el deporte es todavía un tema muy controvertido y está en plena investigación científica. Una de las teorías expone que suelen surgir en condiciones de deshidratación y/o falta de electrolitos. Esta teoría nació hace más de 100 años, cuando los trabajadores de minas y astilleros en lugares húmedos y cálidos comenzaron a sufrir disfunciones musculares y nerviosas, resultando en calambres, lo cual achacaban a la falta de líquido. Más tarde, los trabajadores de la Presa Hoover del río Colorado (EE.UU), solucionaron los problemas que tenían con los calambres a base de beber agua salada, consolidando la teoría de que la falta de sal los provocaba.

Hoy en día todavía se defiende esta teoría: los calambres son provocados por la pérdida de sodio por el sudor. A posteriori, el calcio y el magnesio también fueron incluidos, y el calor y la humedad fueron implicados como causantes. Fue aquí cuando comenzaron a aparecer determinadas bebidas “anti-calambres” como el Gatorade.

Resultados de investigaciones

A pesar de que se da por evidente esta teoría, dos estudios realizados a gran escala en corredores demuestran justo lo contrario: los que sufren calambres están menos deshidratados (esto se mide en base a los cambios en peso corporal) y poseen unos niveles de electrolitos cercanos a la normalidad e iguales a los de los individuos que no los padecen.

En uno de los dos estudios, publicado en 2004, Martin Schwellnuss analizó un conjunto de corredores antes y después de realizar la Two Oceans Marathon (56 km.), con los siguientes resultados:

Los niveles de sodio son ligeramente menores en el grupo de los corredores que sufren rampas, mientras que la pérdida de peso corporal es mayor en los que no padecen calambres. Estos datos los confirmaron un año después en otro estudio realizado a triatletas en una Ironman. Así pues, la conclusión que puede extraerse a partir de estos datos es que la razón por la que surge este problema es la hiperhidratación. Más aún sabiendo que Schwellnuss también obtuvo información sobre el volumen de plasma sanguíneo, detectándose mayores pérdidas en los sujetos que no sufrían rampas. Por consiguiente, habría que aclarar la efectividad de las bebidas “anti-rampas”.

Resumido y traducido de: Tucker, R., y otros (2009). Runner’s World The Runner’s Body. New York: Rodale Inc.

Diego Martínez García

Lcdo. Ciencias de la Actividad Física y del Deporte

Colaborador de PreparadorFísico.net

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *